12 Agosto 2021

Amigos, Gravel, Los Vosgos

Desde que se nos ocurrió esta idea, no podíamos esperar a ponerla en práctica y hacer por fin esta pequeña excursión de gravel punto a punto alrededor de la cumbre del Hohneck. Un poco de tiempo para reunir el equipo perfecto de ciclistas motivados para esta escapada en las Dimanche 29 y para encontrar la ventana climática adecuada en un verano muy temperamental, y estábamos (finalmente) listos para partir en esta microaventura.

Los objetivos de esta expedición eran relativamente sencillos: disfrutar dos días en bicicleta, dos días de convivencia, de descubrimiento del gravel para algunos y dos días de diversión para todos. Christophe, con su profundo conocimiento de los senderos de los Vosgos, nos preparó un circuito maravilloso con pequeños senderos, carreteras panorámicas y experiencias insólitas. Juliette, ya experta en E-MTB, vino desde la Alta Saboya para descubrir nuestros hermosos paisajes de los Vosgos. Para Valentine, era la primera vez que se subía a una bicicleta de gravel y comenzó este viaje con una mezcla de aprensión y entusiasmo. Clément, por su parte, monta a menudo una Dimanche 29.5 en los Vosgos y tenía ganas de descubrir esta nueva ruta. Para completar el equipo, Jérémie nos acompañó una vez más para captar en vídeo esta “excursión de bikepacking en e-bike”.

Nuestro punto de partida estaba en la orilla del lago de Gérardmer, la “perla” de los Vosgos. Comenzamos con un rápido tentempié en la panadería local y, entonces, es hora de que el pequeño equipo se ponga en marcha. El tiempo es perfecto y salimos del caos del centro de la ciudad por una pequeña carretera que sube por el bosque de Rochires para llegar a lo alto de Xonrupt-Longemer con una fantástica vista sobre los chalets. Una formalidad para nuestras bicicletas Dimanche 29 Gravel que superaron fácilmente estos primeros kilómetros. La lluvia de las últimas semanas ha hecho su efecto y la naturaleza está de lujo, lo que por supuesto no nos disgusta.

Continuamos la subida por un camino estrecho, divertido y a veces técnico, pero tan bonito que saboreamos cada momento. Este camino nos lleva al refugio de “Saint-Jacques de Gérardmer” situado a 1075 m de altitud. No nos quedamos demasiado tiempo y comenzamos el descenso rocoso (cuidado en esta parte) que nos lleva hacia el lago Lispach. Valentine se ha familiarizado muy rápidamente con su Dimanche 29, se siente cómoda, y nos está impresionando al conseguir mantenerse en el grupo (gracias a los modos de asistencia ) y recorrer tramos en los que pensábamos que tendría que echar pie a tierra.

La llegada al lago Lispach es siempre un momento místico con sus turberas, sus aguas llenas de peces y su belleza salvaje. El lugar ideal para una merecida y bucólica pausa para comer. Una vez que hemos devorado nuestros sándwiches, siempre resulta un poco laborioso ponerse en marcha de nuevo, pero la asistencia dinámica de nuestras Dimanche 29 lo hace más llevadero.

Nos dirigimos rápidamente hacia la estación de La Bresse y comenzamos la larga subida por un típico camino ancho de grava. Esta ruta serpentea por el bosque antes de salir a la meseta del Alto Chitelet con la recompensa de una hermosa vista del Hohneck que se eleva sobre nosotros. Para salir a su conquista, tomamos un camino técnico y empinado que pasa junto al refugio de Sotré. El tiempo sigue siendo igual de bueno y nos deleitamos con la vista de postal de los lagos Longemer y Retournemer. No nos entretenemos demasiado, ¡los rebecos nos esperan en la cima de Hohneck! Nos dirigimos a toda velocidad hacia la cima, repleta de excursionistas disfrutando de una vista de 360° desde el pico más emblemático de los Vosgos (y el tercero más alto del Macizo, con una altitud de 1363 m).

La ruta se vuelve mucho más técnica a medida que nos adentramos en la vertiente alsaciana, con pasos exigentes, pero que nos permiten llegar a tiempo a nuestro refugio. Apretamos los dientes. Nos tomamos un tiempo para divisar varios rebecos corriendo por las cumbres rocosas, para hacer una foto del grupo y, a continuación, seguir en dirección a la estación de Gashney.

Lo más difícil ya está hecho y el equipo está unido y sonriente. Una pequeña sorpresa antes del último descenso por la carretera que nos lleva al lugar elegido para la noche: Valentine descubre que el bote de aceite de coco que ha traído como protección frente a las quemaduras de sol se ha derramado por todo el freno trasero… ¡Ups! Intentamos limpiarlo, pero habrá que ser prudentes en el descenso. El freno trasero pasa a llamarse inmediatamente “GRX-Coco”. Obviamente, esta tarde cambiaremos las pastillas de freno. Así llegamos a la granja Hinterberg, escondida en medio del bosque.

Nos recibe calurosamente Gaby, de casi 80 años, que sigue atendiendo a sus visitantes en lo alto del Metzeral. Esta pequeña y típica casa de campo está totalmente reservada para nosotros y aprovechamos el aire fresco al final del día para tomar algo en la terraza y analizar la jornada. La moral del equipo es alta, sin caídas, sin percances técnicos aparte del freno “GRX-Coco” de Valentine y la satisfacción de haber pasado un día increíble en el macizo de los Vosgos. Mientras aprovechamos este tiempo para recuperarnos, Gaby está trasteando en la cocina. Vuelve más tarde con un gigantesco Baeckoeffe [bèke-ofe]. Este plato tradicional alsaciano lleva ya varias horas cocinándose. Baeckeoffe significa “horno de panadero”. Es un plato tradicional, a base de carne, patatas y verduras marinadas, que las amas de casa hacían antes de ir al campo y dejaban cocinándose en el horno del panadero, el único horno del pueblo en aquella época. Hicimos justicia al chef y devoramos el delicioso y reconfortante plato antes de dirigirnos a nuestras habitaciones para descansar y recuperar energías para el día siguiente.

Un suave despertar con un buen desayuno para reponer fuerzas y emprender este siguiente día de nuestra aventura de gravel. Nos despedimos de Gaby y subimos a las bicicletas para continuar nuestra ruta. En la estación de Gaschney rodamos por fantásticos senderos forestales. Nos detenemos para obtener algunas imágenes. Jérémie, que está filmando esta aventura, nos detiene regularmente a lo largo del recorrido para rehacer varios tramos. Es la ocasión para recuperar el aliento y recibir los ataques de los mosquitos… ¡muchos! Tras un largo descenso por un fantástico sendero de grava, llegamos al pie de la subida principal, con 300 m de desnivel y pendientes del 10 % en algunos puntos.

Al principio, en senderos anchos, y luego en singletracks técnicos y empinados, donde las cubiertas anchas y el potente motor se hacen notar. Finalmente, terminamos la subida por una carretera recién asfaltada con vistas a los riscos de la reserva Frankenthal-Missheilme. En la cima del collado de Schlucht, que separa simbólicamente el Alto Rin y los Vosgos, no nos entretenemos demasiado y huimos del bullicio de los turistas en un largo descenso por carretera que nos permite bajar rápidamente. Al llegar al fondo del valle, recorremos la longitud del lago Retournemer para luego dirigirnos al lago Longemer.

Volvemos al asfalto para rodear el lago y cruzar el pueblo de Xonrupt. El final de nuestra aventura está cerca y aprovechamos los últimos kilómetros juntos para hacer un pequeño pelotón en dirección a Gérardmer. Decidimos terminar estos dos días de ciclismo y camaradería con una última parada en chez Mémé (una agradable cafetería en el centro de la ciudad) para brindar y comer opíparamente. ¡La cuenta, por favor! Los últimos metros nos llevan a nuestro punto de partida, a orillas del lago Gérardmer, con la sensación de haber vivido una gran aventura humana y deportiva tras los manillares de nuestras Dimanche 29 en una cordillera que no dejó de sorprendernos a lo largo de toda la ruta.

Un pequeño extra: hemos incluido a continuación el trazado GPX de nuestra ruta. Para aquellos que no hayan tenido la oportunidad de visitar los Vosgos, simplemente echen a mano su bicicleta y escapen en familia, con amigos o en solitario. Como decimos, la aventura puede empezar a la vuelta de la esquina ;-{D

Comentarios sobre la experiencia...

Valentine

“Estoy muy agradecida y orgullosa de haber participado en esta aventura. Con muy pocos conocimientos técnicos de MTB y ninguna experiencia en el bikepacking, para mí fue un desafío totalmente nuevo. Pero me moría de ganas de vivir esta experiencia, en la naturaleza, sobre la bicicleta y acompañada de apasionados del ciclismo.Christophe nos preparó una ruta increíble, con magníficos paisajes de los Vosgos, tramos técnicos y otros que fluían con facilidad… Fue variado, ¡me encantó!

Yo era la menos experimentada del grupo, pero no tuve la impresión de que les frenara. He de reconocer que, por momentos, resultó difícil, pero para nada ingrato; todo lo contrario, me alegré porque, gracias a la e-bike, pude completar un recorrido que me hubiera resultado difícil de hacer en bici sin asistencia. Y nunca hubiera podido seguir al grupo sin mi Dimanche 29. Además, el segundo día gané realmente en confianza gracias a los consejos de Tof y Juju. Son expertos y tienen mucha paciencia. Su disposición a compartir su experiencia me pareció sorprendente.

Fue un viaje divertido y sin problemas (bueno, aparte de mi freno GRX-Coco…). No tuvimos ningún momento de sufrimiento intenso, a pesar de la larguísima ruta técnica. Nos reímos mucho, no discutimos, ¡todos estábamos contentos de vivir esta experiencia! Y, por encima de todo, fue una oportunidad para “desconectar”. El hecho de salir con lo justo que podíamos llevar en las bicis, dormir en un albergue, eso te vacía la cabeza, te deja la impresión de haber recargado las pilas y eso nos hace bien. Queremos volver a hacerlo pronto, salir a descubrir nuevos horizontes. Para mí, el gravel es la bicicleta de viaje all-round que te permite ir donde quieras, cuando quieras, acompañado o no. ¡Libertad! ”

Clément

Siempre afronto estas microaventuras de 2-3 días con mucho entusiasmo e impaciencia. Todos los elementos importantes estaban presentes para que la aventura fuera un éxito: un gran equipo con personalidades y experiencias variadas, el conocimiento de Christophe del terreno (¡para no perderse!), sus bromas y su buen humor en general, gente interesante que conocer, senderos encantadores y vistas de “postal”. Un verdadero desahogo para descomprimir, estas escapadas son para mí una profunda bocanada de aire que me vuelve loco y, si además se pueden compartir con los amigos, ¡es aún mejor!

La ruta fue muy variada y divertida desde el principio hasta el final. En algunas partes técnicas más cercanas al MTB pude sentir hasta qué punto llega la capacidad de la Dimanche 29. Esta bicicleta se encuentra increíblemente a gusto en todas partes y la posición es realmente cómoda y segura para devorar kilómetros.

He tenido la oportunidad de visitar un poco la cordillera de los Vosgos desde que llegué aquí en 2017. No me canso de la belleza salvaje y la riqueza del territorio, pero también de la inmensamente cálida acogida de los residentes. Fue un placer compartir estos dos días en bicicleta con nuestro gran equipo y mostrarles nuestra increíble región. Creo que todos disfrutaron de esta microaventura de Moustache. Pienso que pronto volveré a recorrer algunas partes de la ruta que realmente me encantaron, especialmente por encima del pueblo de Xonrupt, con sus preciosos senderos en el bosque donde disfrutamos de sus verdes paisajes. Siento un hormigueo en las piernas cuando pienso en esta aventura, ¡no puedo esperar a la siguiente!

Juliette

Mi primera experiencia de bikepacking, y primera experiencia de gravel en territorio desconocido para la única “expatriada” del grupo, que era yo. Una combinación de nuevas experiencias que tenía muchas ganas de emprender rodeada de un gran equipo. Dos días de pura diversión recorriendo magníficos caminos muy variados en terrenos de los Vosgos y de Alsacia bajo el sol, con el plus de lugares emblemáticos como el Schlucht o el Hohneck.

Y, qué decir de este increíble albergue escondido en el bosque, donde tuvimos la oportunidad de pasar la tarde y la noche… Un verdadero remanso de paz y serenidad donde nos sentimos tan bien… y donde pudimos disfrutar de un excelente Baeckeoffe. No revelaré el tamaño del vacherin glacé que degustamos para no hacer babear a todo el mundo.

Debo admitir que tenía algunas dudas sobre el gravel: rodar por caminos y senderos fuera de la carretera, en una bicicleta de carretera con cubiertas grandes… bastante extraño. Viniendo de montar una MTB equipada con suspensión y acostumbrada a una región montañosa con senderos exigentes, me costó captar el potencial de esta famosa conducción de gravel de la que todo el mundo habla. Pero esta aventura me deparó un montón de sorpresas y quedé prendada de la versatilidad de la Dimanche 29. Más allá de su perfil “all-rounder”, me sorprendió divertirme descendiendo en una bicicleta rígida con una posición baja (y, en efecto, ¡no creía que fuera posible!).

Christophe

Al principio, se trataba de crear una ruta por los senderos de los Vosgos en torno a Gérardmer, la “Perla de los Vosgos”, y La Bresse-Hohneck, a 1363 m de altitud. Un reto que debería combinar el bikepacking en e-bikes de gravel con los niveles mixtos de los miembros del grupo, el descubrimiento de la práctica y la exploración de nuevos paisajes (¡para hacer fotos impresionantes!).

Yo, que estoy acostumbrado a rodar por la grava, con bastante intensidad la mayor parte del tiempo, aprecié mucho este momento compartiendo estos senderos poco conocidos con mis compañeros, fue un poco como mostrar a los demás algunos pasajes secretos… La cordillera de los Vosgos es conocida por ser particularmente hostil, tanto por su meteorología extrema en invierno, como por su calor sofocante en verano, pero tuvimos la oportunidad de rodar en un terreno excepcional con unas condiciones meteorológicas perfectas. La ventaja de nuestras bicicletas de gravel es que podemos circular con la misma facilidad por las carreteras que por los senderos fuera de pista, incluso con algunas partes técnicas difíciles, y nos sentimos perfectamente a gusto en todas partes.

Para mí, la guinda del pastel fue ver las sonrisas y la ilusión de mis camaradas durante nuestro viaje y, sobre todo, la acogida especialmente cálida de nuestro anfitrión Gaby, que nos atendió como si fuéramos reyes en su albergue más auténtico. Nos agasajaron con especialidades de la región de Alsacia, como el baeckeoffe y un enorme vacherin…

Jérôme Gilloux | E-Team Leader

Descubre la historia y el vídeo de recuerdo de esta increíble aventura entre amigos.

29 junio 2021
From Snow to Sand…

Descubre la historia y el vídeo de recuerdo de esta increíble aventura entre amigos.

17 marzo 2021
Design & Innovation Award 2021

Descubre la historia y el vídeo de recuerdo de esta increíble aventura entre amigos.

19 enero 2021
No hay ningún resultado para este lugar.
¿Dónde se puede comprar una Moustache?

Nuestras bicicletas se distribuyen en todo el mundo mediante una red de tiendas especializadas.
Para encontrar la tienda más cercana, introduzca su código postal o el nombre de su ciudad.