13 Septiembre 2021

320 km y 8500 m de elevación en Speed Bikes…

El Tour du Mont Blanc en un día es el resultado de la idea de nuestro embajador y amigo, Edgar Grospiron. Como un verdadero entusiasta de la e-bike, este ex campeón de esquí la utiliza para dejar su coche en el garaje y desplazarse en bicicleta. En su mente, las e-bikes son el mejor transporte que hay. Y también el más divertido.

Después de varias rutas de larga distancia solo con su bicicleta Moustache, este ciclista nacido en la Alta Saboya pensó que para su próximo Tour du Mont Blanc sería agradable compartir esta aventura con apasionados de la bicicleta. Al momento, Edgar llamó a otro ferviente aficionado a las e-bikes en la persona de Greg Sand, cofundador de Moustache. Inmediatamente emocionado por este desafío, decidió involucrar en la aventura a Manu Antonot, su socio en la empresa y segundo fundador de la marca.

“Con el contexto muy particular de este año, la preparación para este Tour du Mont Blanc ha sido bastante corta y, al final, esto es lo que contribuyó a hacer la aventura aún más interesante.

Después del confinamiento en Francia, tuve que poner la alarma un poco más temprano el fin de semana para salir al amanecer. Montar más tiempo era importante para acostumbrarse a la sensación del sillín. Como sabía que debería pasar muchas horas subido en mi bicicleta, tuve que prepararme. Hemos convertido nuestros clásicos recorridos de entrenamiento en viajes reales; es increíble todo lo que puedes explorar pedaleando durante 12 horas”. – Greg

La salida se fijó el 26 de junio al amanecer, desde el mítico Balmat en Chamonix (Alpes franceses) con regreso al mismo lugar al final del día. En el itinerario, cerca de 320 km y 8500 m de desnivel alrededor del Mont Blanc a través de Megève antes de abordar el Cormet de Roselend, luego continuar en la Rosière con el ascenso del Col del Pequeño San Bernardo, antes de cambiar al lado italiano en el valle de Aosta, luego cruzar la frontera suiza de nuevo por el Col del Gran San Bernardo, y finalmente volver a Francia después del último Col de la Forclaz. En pocas palabras, lo suficiente para tener un día muy ocupado. ;-{D

“Es un proyecto realmente simbólico, porque la pasión y las convicciones que nos unen hoy en esta aventura son exactamente las mismas que dieron a luz a Moustache hace casi 10 años” – Manu

Debido a la emoción, la noche se hizo corta para los 3 compañeros, especialmente cuando el despertador sonó temprano esa mañana. ¡Pero reinaba el buen humor, como siempre! Detrás de las bromas de Manu esa mañana, probablemente había algo de aprensión con su pequeña voz interior preguntando “Manu, ¿te vas a atrever con esos 300 km?”.
Ahora que estamos aquí, no hay posibilidad de echarse atrás y no abandonar no es una opción (de todos modos, con todos los equipos de fotografía y los tres fotógrafos/cámaras, la furgoneta de apoyo está completamente llena).

Últimas fotos antes de partir con un magnífico amanecer que hace destacar las crestas nevadas del Mont Blanc. Los vehículos de correos comienzan a invadir la plaza para realizar su reparto diario… ¡Es hora de salir!

Mangas cortas y Moustache al viento, nos espera un día de calor. ¡La hidratación será aún más importante! Después de los primeros kilómetros hechos a toda velocidad, el pequeño grupo llega a mitad de la mañana al primer ascenso del día: el mítico Cormet de Roselend. Delante de ellos, unos 20 kilómetros de escalada antes de llegar a la cumbre. Después de los primeros 12 km, la sinuosa carretera conduce al lago de la Presa de Roselend. Es obligado un breve descanso para disfrutar de la vista y dejar que los cuerpos se recuperen. Nuestro grupo se detiene en un pequeño albergue en la carretera y, después de charlar un poco en el bar alrededor de una Coca Cola fresca, Greg y Manu aprovechan la oportunidad para estirar las piernas mientras la estrella local (el señor Grospiron) firma un autógrafo. El descanso ha terminado: todo el mundo se sube al sillín para completar el ascenso del paso que culmina a 1968 m, antes de dirigirnos al otro lado en dirección a Italia.

     

Una vez más, desde el Cormet de Roselend, nuestro trío ataca el paso del Pequeño San Bernardo, que une el Valle de Tarentaise (desde Séez y Bourg-Saint-Maurice en Francia) con el valle de Aosta (valle de Thuile en Italia). Nos enfrentamos a 28 km de ascenso con un promedio del 4 %. La carretera está en excelentes condiciones y bastante concurrida durante el verano. Pedaleando a un ritmo rápido, las curvas se superan rápidamente y los pocos ciclistas que nos cruzamos durante la escalada son dejados atrás rápidamente por las speed bikes. Con una velocidad media de 31 km/h, incluso Julian Alaphilippe o Tadej Pogačar tendrían dificultades para seguir nuestra rueda.

La vista de 360° es increíble al llegar a la cima, y cruzar la frontera italiana resulta simbólico. A 2188 m, todavía se pueden ver restos de nieve que crean una atmósfera totalmente diferente del paso de Cormet.

El cielo se está nublando, y el termómetro ha marcado un descenso considerable desde que salieron del valle.
Un corto descanso para recargar las baterías de los ciclistas (y las de las bicicletas); nos ponemos el cortavientos Giro e iniciamos el descenso.

Con casi 200 km ya recorridos, nos acercarnos a la ciudad de Aosta. Se ha levantado viento en el valle y las piernas comienzan a hacerse más pesadas… Edgar y Greg se turnan para tirar del grupo en la carretera nacional, mientras Manu tiene que apelar a su fortaleza mental para permanecer a rueda y decirles a sus piernas doloridas que se callen. Cuanto más alto seas, más resistencia opondrás al viento.
Una parada rápida para cambiar las baterías de nuevo y un repostaje rápido antes de comenzar el ascenso del Gran San Bernardo.

A medida que encaramos el puerto, el cielo se vuelve amenazante y, según avanzamos, más nos acercamos a la tormenta que espera nuestro paso. La lluvia está empezando a caer sobre los muchachos, pero al final solo será un pequeño chaparrón, lo suficiente para tener que usar los chubasqueros y enfriar la carretera.

Este paso es el más largo y el más difícil del recorrido. Para llegar a la cumbre a 2469 m de altura, hay que superar una pendiente media de casi el 6 % durante más de 32 km. Las curvas cerradas se suceden unas a otras, la temperatura baja a medida que ascendemos y el paisaje cambia. Este ascenso es espectacular y el paisaje que nos rodea es impresionante, tanto que todo el mundo olvida el esfuerzo físico por un segundo. Durante los últimos kilómetros, el verde da paso a picos rocosos donde la carretera se abre camino a la frontera con Suiza.

     

Con más de 230 km recorridos, restan los últimos 100. Después de una última pausa bien merecida en la frontera entre Italia y Suiza, y un último cambio de baterías, un descenso largo espera a Edgar, Manu y Greg para llegar a Martigny (Suiza), donde queda un paso más por cruzar antes de volver a las carreteras francesas.

   

A última hora de la tarde, el grupo llega al pie del Col de la Forclaz, que comienza a través de los viñedos antes de serpentear unos kilómetros por el bosque para llegar a la cima.

   

Manteniendo el ritmo, ascendemos al Col des Montets, que no presenta ninguna dificultad importante con una altitud máxima de 1461 m. Las vistas no son menos bucólicas con las agujas alpinas cubiertas de nieve por encima de nuestras cabezas. Solo unos pocos kilómetros más con una bonita puesta de sol, y el trío está más cerca que nunca de llegar a la meta. Todo el mundo sonríe de oreja a oreja: están a punto de llegar a la línea de meta de Chamonix para completar este desafío. ¡Esto se merece una pose estilo Moustache!

¡Qué gran aventura es completar con éxito el Tour du Mont Blanc en un día (¡en speed bikes!)
;-{D

Esta experiencia única para simples aficionados como nosotros permitió a nuestro grupo descubrir lugares espléndidos y nos hizo pensar mucho, no solo mientras pedaleábamos, sino también antes y después.
Durante los recorridos de entrenamiento, descubrimos nuevos e inesperados lugares cerca de donde vivimos (en los Vosgos), y nunca nos habíamos tomado el tiempo para recorrer en coche lo que hicimos en bicicleta. Además, nada supera la libertad de viajar en bicicleta cuando se visitan nuevos lugares…

Llevar el concepto de movilidad en bicicleta a sus límites nos permite dar un paso atrás y considerar cambios que realmente tendrán un impacto sobre nuestra vida diaria. Cuando nos damos cuenta de que podemos recorrer varios cientos de kilómetros en bicicleta en un día, legitimamos el hecho de que el ciclismo puede convertirse en una alternativa real al coche.
Manu y Greg siempre han creído que las e-bikes amplían el abanico de posibilidades, que es también una de las razones por las que nació la marca Moustache. Después de completar estos 320 km, queda claro que todavía hay un largo camino por recorrer y muchas aventuras que compartir en bicicleta, eléctrica o no, por supuesto.

Al final de esta aventura, todo lo que quieres es volver a hacerlo.

¡Es tu turno!

Incluso sin ser campeones del ciclismo y sin el estado de forma de un profesional, el Tour du Mont Blanc con una e-bike es realmente accesible para todos.

Recarga las baterías, tanto si utilizas una e-bike como si no

Para este Tour du Mont Blanc, el objetivo era terminarlo en un solo día, lo que requería un poco de logística para repostar y poder cambiar las baterías durante el recorrido.

¡Mucha diversión en la carretera!

En función del tipo de bicicleta que utilices, es absolutamente posible hacerlo en un fin de semana o un poco más de tiempo, si quieres hacer más paradas y disfrutar. Los lugares a visitar y la gastronomía local claramente merecen la pena.

“Más allá de la preparación física en sí, la nutrición y la hidratación son también claves y no debes descuidarlas para recorrer largas distancias con tranquilidad”. – Greg

Elegimos un modelo de speed bike con una batería doble (1125 Wh de autonomía): la Friday 27 FS Speed Dual.

Después de 9 horas y 38 minutos de pedalear a una velocidad media de 34 km/h (¡una hazaña digna de los ciclistas del Tour de Francia!) Edgar, Greg y Manu han utilizado un total de 7 baterías cada uno para recorrer más de 323 km y superar 8164 m de desnivel.

Puedes encontrar debajo las coordenadas GPS de la ruta y el vídeo de este día inolvidable.

No hay ningún resultado para este lugar.
¿Dónde se puede comprar una Moustache?

Nuestras bicicletas se distribuyen en todo el mundo mediante una red de tiendas especializadas.
Para encontrar la tienda más cercana, introduzca su código postal o el nombre de su ciudad.